0 - Els antecedents

Les històries d'aquesta saga èpica que pot decidir el resultat d'una guerra eterna

0 - Els antecedents

EntradaAutor: Robert » 12 maig 2017, 17:57

Reuniendo información Los enemigos de - los Cruzados

Mientras que algunos personajes de esta campaña pueden ser nuevos en Mendev y Kenabres, otros personajes podrían haber estado en Kenabres durante un tiempo y recopilado noticias y rumores de boca de los ciudadanos. La mayoría de los
rumores son acerca de cómo va la lucha contra la Herida del Mundo, y muchos villanos famosos aparecen en la conversación; la mención de sus nombres suele ser puntuada con una maldición corta y un escupitajo en el suelo. Al luchar una guerra prolongada contra enemigos sobrenaturales, es bueno saber un par de cosas acerca de algunos de los poderes que participan en la lucha. A continuación se presentan algunos de los personajes conocidos que dirigen la lucha contra las fuerzas santas de Mendev.
Aponavicius: Esta marilita ha gobernado sobre Drezen desde que ella y sus ejércitos tomaron la ciudad, y envía con frecuencia a sus ejércitos de demonios y de cultos contra los ejércitos mendevianos.
Areelu Vorlesh: Se cree que esta bruja fue parcialmente responsable de la apertura de la Herida del Mundo. Exploradores y soldados que se han aventurado profundamente en la Herida del Mundo dicen que todavía está viva.
Deskari: El señor demonio de los abismos, las infestaciones y las langostas fue el principal poder abisal responsable de la apertura de la Herida del Mundo, después de la muerte de Aroden.
Khorramzadeh: También conocido como el Rey de la Tormenta, este poderoso balor fue el responsable de atacar las piedras guardianas en Kenabres.
Minagho: Este demonio lilitu es el gobernante de la ciudad en ruinas de Raliscrad y es responsable de entrenar y corromper a los cruzados capturados.
Staunton Vhane: Este hombre enano fue llamado recientemente para convertirse en un antipaladín y un traidor a las cruzadas mendevianas.
Templarios del Laberinto de Marfil: Este grupo de sectarios de Baphomet ha trabajado durante mucho tiempo la corrupción en las filas de los cruzados.

Una breve historia de las cruzadas

Hasta la fecha, se han lanzado cuatro cruzadas contra los demonios de la Herida del Mundo, y mientras que las cuatro han tenido diversos grados de éxito y fracaso, ninguna ha llevado hasta los ejércitos de Deskari, señor de la Hueste de las Langostas, desde Golarion. A continuación sigue una breve historia de la guerra.

Primera Cruzada (4622 ar–4630 ar): Aunque un buen número de guerreros santos acudieron a ayudar a Sarkoris en los primeros años después de que la Herida del Mundo se abriera, la iglesia de Iomedae no declaró la Primera Cruzada hasta el 4622, ya que las repercusiones de la muerte de Aroden retrasaron significativamente la capacidad de la Iglesia para responder a la creciente crisis. Cuando la Primera
Cruzada llegó a Mendev, los demonios habían tomado desde hacía mucho tiempo el control de Sarkoris central, y también habían reclamado significativas porciones de Mendev. La Primera Cruzada reforzó a los defensores de Sarkoris y Mendev, aumentando tanto su número como su moral, y el repentino aumento de la fuerza enemiga cogió a la horda demoníaca desprevenida, haciéndoles retroceder de nuevo a los Montes Norteños. Con Mendev y el sur de Sarkoris así liberados, los cruzados permanecieron en la región para ayudarla a reconstruir, una oferta que Mendev recibió con gratitud, pero que los clanes dispares y orgullosos de Sarkoris aceptaron con más reticencia.
En cualquier caso, durante los siguientes años, los demonios parecían contentos de centrar su ira en los Montes Norteños de Sarkoris, luchando principalmente con los clanes sarkorianos supervivientes que intentaban desesperadamente
recuperar las tierras de sus familias, mientras que Mendev permanecía relativamente sin molestias.

Segunda Cruzada (4638 ar–4645 ar): Cuando una segunda oleada de demonios estalló desde el interior de la Herida del Mundo en 4636, los cruzados se habían instalado en sus nuevas casas en Mendev. Volvieron a tomar las armas contra los demonios, esperando una corta serie de enfrentamientos y jactándose de que esta vez volverían a conducir a la hueste al borde de la mismísima Herida del Mundo.
Pero sus expectativas no se cumplieron. Esta vez, los demonios que salían de la Herida del Mundo no sólo eran más numerosos, sino que estaban mejor preparados. En lugar de la desordenada y caótica muchedumbre indulgente que los cruzados habían encontrado anteriormente, los demonios saqueadores eran ahora legiones impulsadas por poderosos comandantes. Bajo la dirección de sus comandantes, los demonios organizaron fuerzas de ataque, las teletransportaron detrás de las líneas enemigas, y condujeron a sus enemigos hacia sus tropas de línea avanzando y aplastando a sus oponentes entre ellos. Los ejércitos de la marilita Aponavicius capturaron la ciudad cruzada de Drezen usando tales tácticas, obligando a la iglesia de Iomedae a llamar a la Segunda Cruzada. Incluso con la ayuda de las tropas de la Segunda Cruzada, sin embargo, rápidamente se hizo evidente que los demonios iban a ganar.
Afortunadamente para Mendev, los demonios apuntaron la mayor parte de su devastador ataque hacia el oeste y hacia el sur. La inminente pérdida llevó a los líderes de los cruzados mendevianos a tomar una decisión fatídica: retiraron su apoyo a
Sarkoris, permitiendo que el ejército demonio descendiera sobre lo que quedaba de esa tierra, y concentraron sus esfuerzos en erigir piedras protectoras a lo largo del Sellen Oeste y del Río Moutray. El precio de sus acciones resultó muy elevado, pero gracias a las piedras guardianas permanecieron vivos; los menhires contenían a los demonios dentro de la perdida Sarkoris y salvaron a decenas de miles de una muerte espeluznante. Sin embargo, a pesar de este éxito, la casi total pérdida
de Sarkoris es generalmente considerada como la piedra angular final de una desastrosa cruzada.

Tercera Cruzada (4665 ar–4668 ar): Ahora contenidos dentro de Sarkoris por una combinación de las piedras guardianas, la presión creciente de los Señores de los Mamut, y la distracción causada por una nación entera dedicada al pillaje, los demonios continuaron presionando contra las fronteras pero parecían contentos disfrutando de su reino capturado. Mientras tanto, a medida que pasaban los años, los cruzados mendevianos se volvían cada vez más corruptos, en parte debido a las sutiles maquinaciones del culto de Baphomet, que infiltraron con éxito numerosas empresas y creencias en Mendev, pero también porque la iglesia de Iomedae había aceptado cada vez más miembros menos confiables en su esfuerzo bélico. La Iglesia lanzó la Tercera Cruzada principalmente como un intento de dar un sentido a los cruzados, pero como su enfoque se volvió cada vez más hacia la caza de brujas autodestructiva y las disputas internas, la cruzada se derrumbó bajo su propio peso corrupto.
En última instancia, la Tercera Cruzada logró muy poco en la Herida del Mundo -aparte de deleitar y entretener a los maestros demoníacos de Sarkoris.

Cuarta Cruzada (4692 ar–4707 ar): Después de décadas de gobierno Abisal, una nueva y peligrosa adición a los ejércitos demonios llegó en la forma de Khorramzadeh, el Rey de la Tormenta. Los eruditos de la guerra estaban divididos en cuanto a si el Rey de la Tormenta había estado gobernando desde Iz todo el tiempo, o si era solamente el último llegado a la región. Sin embargo, el primer asalto del Rey de la Tormenta en la frontera resultó en un evento tan catastrófico como la ruptura de las piedras guardianas de Kenabres. La ferocidad de este ataque atrapó a los cruzados de guardia, pero al final la guardia aguantó. En respuesta, la iglesia de Iomedae pidió la Cuarta Cruzada. Esta cruzada resultó ser la más larga y agotadora de las cruzadas, sin embargo, duró 15 años y terminó más como resultado del agotamiento por la guerra que por cualquier otra cosa. Los demonios perdieron muy poco, y en los años transcurridos desde la cruda conclusión de esta
cruzada, la moral a lo largo de las fronteras de la Herida del Mundo ha alcanzado un mínimo histórico.

Un vistazo a Kenabres
La ciudad de Kenabres domina la Herida del Mundo desde la cima de los acantilados del este sobre el río Sellen al oeste. Es el lugar de reunión de los cruzados que se dirigen a la Herida del Mundo, y el hogar de un grupo de defensores resueltos, aunque ocasionalmente demasiado entusiastas.
Antes de que la Herida del Mundo se abriera, derramando hordas demoníacas en la condenada Sarkoris, Kenabres era un pueblo pequeño e industrial en la frontera. La gente del viejo Kenabres comerciaba a través del río, y extrageron su agua
mediante un astuto sistema de bombas y tuberías.
Después de la aparición de la Herida del Mundo, el pueblo fue invadido por refugiados. Los ciudadanos de Kenabres primero los aceptaron gentilmente. Esta hospitalidad inicial fue puesta a prueba cuando un infiltrado demoníaco se disfrazó de refugiado, sacrificando a 62 ciudadanos a principios de 4607 ar. Los inmigrantes subsiguientes fueron sometidos a escrutinio y sospecha, y se vieron obligados a someterse a constantes pruebas invasivas para probar su humanidad.
A pesar de la creciente dificultad de ser aceptado en Kenabres, los refugiados continuaron llegando desde Sarkoris. Un siglo después de la apertura de la Herida del Mundo, el pueblo se ha convertido en una pequeña ciudad. Se erigieron una serie de muros a medida que Kenabres crecía, creando varios distritos físicamente separados. Hoy en día, los más de 12.000 habitantes viven casi enteramente dentro de las fortificaciones, mientras que los cruzados se reúnen en un campamento fuera de las murallas al norte de la ciudad.
Después de la Segunda Cruzada, la iglesia de Iomedae construyó una torre de piedra para albergar las piedras guardianas de Kenabres. Se colocó una serie de ellas a lo largo de la frontera con la Herida del Mundo e impiden a las fuerzas demoníacas de cruzar la línea entre ellas y sus vecinos, siempre y cuando sus sacerdotes mantengan su poder con la oración y el ritual. Entre las piedras guardianas y las fortificaciones, Kenabres ha sido un bastión relativamente seguro contra los demonios, pero ha sido menos seguro contra las fuerzas corruptoras dentro de sus paredes. Comenznado por un fervor fuera de control durante la Primera Cruzada, ha habido una tradición de caza de brujas en Kenabres.
Las "brujas" que se quemaron en la hoguera en los años intermedios eran en su mayoría personas que eran diferentes en la fe o simplemente apariencia física. Operando ostensiblemente bajo la égida de la iglesia de Iomedae, los cazadores de brujas se han tomado a menudo la justicia por su mano, mediante las medidas que consideraban necesarias para mantener a Kenabres libre de la corrupción y la posesión demoníaca. La presencia de los cazadores de brujas ha disminuido algo en los años transcurridos desde la Cuarta Cruzada, pero permanecen listos para responder a cualquier amenaza demoníaca que pueda surgir, ya sea real o imaginaria.
Los personajes que se criaron en Kenabres han vivido toda su vida preparados para la guerra y la amenaza de ataque. Incluso los aventureros más jóvenes de la ciudad han visto la ciudad crecer y cambiar durante su vida, y han presenciado una colección siempre cambiante de cruzados que estaban de paso. Vivir a la sombra de una amenaza demoníaca es diferente a vivir en una tierra normal devastada por la guerra: el enemigo que se avecina te es ajeno y no puede ser comprendido con
facilidad, y las motivaciones de los demonios no pueden ser analizadas y ni explotadas. Crecer con tal amenaza siempre presente es más que suficiente para marcar la visión del mundo de un joven aventurero.
Avatar de l’usuari
Robert
 
Entrades: 895
Membre des de: 22 jul. 2013, 01:05

Torna a: La Història

Qui està connectat

Usuaris navegant en aquest fòrum: No hi ha cap usuari registrat i 1 visitant